Un ángel sentado en mi cama

¿Has leído en la Biblia historias sorprendentes de ángeles que se presentaron a distintos personajes? Esos relatos hacen que nuestro corazón se llene de emoción y de alegría.

¿Crees que los ángeles de Dios todavía en nuestro tiempo pueden presentarse ante las personas?

Vivíamos en la ciudad de Tapachula, Chiapas. Entonces mis hijos eran pequeños, la mayor tenía cinco años. Como familia teníamos la costumbre de contarles a los niños una historia de la Biblia antes de dormir y orar con ellos. Esa noche no fue la excepción, así que después de la historia los mandamos a dormir. La habitación de los niños estaba junto a la nuestra.

De pronto, a media noche escuché a mi hija gritar. Pero no era un grito de miedo, sino una exclamación de alegría: «¡Papá, papá, ven, mi ángel está aquí!» Mi esposo salió corriendo al cuarto de los niños y al acercarse vio una luz intensa, su corazón empezó a latir de prisa. Entonces preguntó: —Hija, ¿qué pasa? —¡Papá, aquí estaba mi ángel sentado en mi cama! Mi ángel estaba muy bonito —agregó la niña. —¿Qué te dijo tu ángel? —Él me dijo que me portara bien porque quería que fuera al cielo con él.

¿Era posible que el ángel del Señor viniera directamente a visitar a una niña y animarla a continuar por el camino del bien?

Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial (S. Mateo 18: 10).

Mi esposo tuvo la seguridad que ella había visto un ángel, pues él sintió una paz y una sensación indescriptible al entrar al cuarto y ver la luz resplandeciente que pronto desapareció.

Hoy los ángeles de Dios tienen permanente comunicación con las personas para dar mensajes de amor, paz, seguridad y esperanza.

Líder Ruiz de Aguilar (“Manifestaciones de su amor”)

¡Compartir!
Suscríbete