¿Tienes espacio para Dios?

El entusiasmo que sentía Emeli era grande, se había enterado que la banda musical que a ella y sus amigos les encantaba escuchar llegarían a tocar a su ciudad.

Marcaba los días en el calendario, en espera del concierto. Al parecer todos sus compañeros de secundaria tenían programado ir. Era algo emocionante para ella.

Pasaron los días rápidamente y llegó el día esperado. Ella había acordado ir al concierto en el auto de los padres de uno de sus amigos, todos irían juntos.

Esa noche caía una fuerte tormenta y el camino era poco visible pero eso no era impedimento para que los jóvenes se dirigieran al concierto.

La madre de Emeli, al ver que se llegaba la hora que su hija se iría, le cuestionaba tratando de convencerla para que no fuera al concierto. En ese momento sonó el claxon del automóvil de sus amigos, inmediatamente la joven tomó su chaqueta y salió.

Su madre la acompañó con un paraguas, protegiéndola de la lluvia. Al ver el grupo de jóvenes en el automóvil se despidió de ellos diciendo estas palabras: “Dios les acompañe jóvenes”. Su hija respondió en tono burlesco: Mamá el auto va repleto, no hay espacio para Dios, el único lugar disponible es en el baúl. Todos se rieron y apoyaron la broma mientras partían hacia su destino.

A los pocos minutos, los noticieros televisivos locales estaban anunciando un fatal accidente de tránsito, donde todos los jóvenes que ocupaban un automóvil habían muerto. Era donde se conducía Emeli. El auto había quedado casi totalmente destrozado, y dramáticamente solo el baúl había quedado intacto.

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.” Salmos 91:11

El deseo constante de todo ser humano es vivir una vida sin medidas, en ocasiones desafiando la voluntad de Dios. Cuántas veces hemos escuchado personas que ponen en tela de juicio si existe verdaderamente Dios o no.

Aún cuando vemos sus maravillas, que dan testimonio de su existencia. El despertar cada mañana, ver la sonrisa de nuestros hijos, padres o aquellas personas que están a nuestro lado. Las hermosuras de la naturaleza y la complejidad del espacio son pequeñas y grandes muestras de su existencia.

Con todo eso que él nos da diariamente, no debe haber lugar ni espacio en nuestra mente para dudar si en realidad él existe.

Probablemente tras tener diversidad de problemas en tu vida has dudado si Dios está a tu lado, o si él guarda y protege tu vida. No lo dudes él ha prometido incluso enviar a sus ángeles a guardarte y que no sobrevendrá mal contra ti.

Solo tienes que darle el espacio que él merece en tu vida.

Por Huellas Divinas

¡Compartir!
Suscríbete