Huellas Divinas >

Reflexiones cristianas sobre la honestidad

Victorias miserables

Se dice que cierto día Pirro estaba escuchando el sonido de dos flautas. Una dejaba oír una música alegre; la otra, una música sombría. Entonces uno de los músicos preguntó: —Su Majestad, ¿cuál de las dos ejecuciones le gusta más?