Tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público

Entre el silencio del amanecer se escuchaba una voz, ya quebrantada por la edad, que recitaba la siguiente oración: “Padre, muchas gracias por este nuevo día que me has regalado, por favor provee el pan para hoy, en mi mesa.” Era la voz de Noemí, una anciana de 89 años, que se levantaba a orar todas las mañanas a primera hora.

La vida de la anciana no era muy fácil, había sufrido la pérdida de su esposo y por ser estéril nunca pudo tener hijos. La pobreza invadía su humilde hogar y la principal preocupación de cada día era tener alimento en su mesa.

Un día en particular su vecino la escuchó orar, muy temprano como de costumbre. Él era un hombre ateo y pensando en demostrarle a la anciana que no existía un Dios que la escuchara, tuvo la idea de ir a comprar pan y entregárselo.

Tal como lo había planeado, tocó a la puerta de la anciana. Ella pronto abrió e inmediatamente aquel hombre le dijo las siguientes palabras: yo he escuchado que usted ora pidiendo pan a su Dios, muy de mañana, y ya que él no le responde yo fui a comprarlo para dárselo.

La anciana sonriendo le dijo: Sé que Dios me ha respondido, usted ha sido el medio que él ha usado para que yo tenga pan en mi mesa este día. Aquel hombre admirado por la respuesta y la fe de aquella anciana, le entregó el pan y se retiró.

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” Mateo 6:6

Muchas veces no vemos más allá de lo que nuestros ojos nos permiten y creemos que lo que tenemos es producto meramente de nuestro esfuerzo, trabajo o suerte. Pero debemos aprender a ver con los ojos de la fe. Entonces nos daremos cuenta que las cosas no llegan por sí solas, hay un Dios que cuida de tu vida y provee lo necesario para ti y tu familia según la medida de tu fe.

Hay una frase que dice: El esfuerzo humano más el poder Divino es igual al éxito. Es claro que las bendiciones no caen literalmente como lluvia. Dios usa diferentes medios para hacernos llegar sus provisiones, y por supuesto él hace prosperar el esfuerzo y empeño que ponemos en nuestras labores y es importante que sepamos reconocer que toda bendición proviene de Dios y debemos ser agradecidos con él.

Cada vez que reconocemos y agradecemos a Dios por su ayuda nuestra fe crece y se fortalece. Eso nos motiva a seguir creyendo, a confiar y depender de nuestro Padre Celestial.

Como dice el texto bíblico citado anteriormente, nuestras oraciones sinceras y secretas con Dios, son recompensadas. Y la gente a nuestro alrededor podrá ver el fruto de nuestra fe y será para testimonio a aquellos que aún no creen en el poder de Dios.

Medita hoy en las bondades que Dios ha depositado en tus manos y no olvides agradecer y compartir con otros para que esas bendiciones se multipliquen y tu fe se fortalezca aún más.

Por Huellas Divinas

¡Compartir!
Suscríbete