El tesoro escondido

En 1880, un médico alemán que trabajaba en Perú recibió el recado de que lo necesitaban en una familia que vivía en las montañas. La esposa de un uno de los indios peruanos estaba muy enferma y se temía por su vida.

El Dr. Kart Weiner fue llevado a la aldea de la mujer y allí usó todo su conocimiento médico para salvar su vida. Tan pronto como se estabilizó, el médico emprendió viaje de regreso al valle. El agradecido esposo le sirvió de guía a través de los pasos más difíciles.

Cuando llegaron a un estrecho saliente, el indio se apartó del camino. El Dr. Weiner lo siguió. Entraron en una abertura de la pared rocosa y cuando estuvieron de pie, el doctor miró a su alrededor lleno de asombro.

—¿Dónde estamos? —preguntó—. ¿En una mina de plata?

— Sí —respondió el indio—. En pago por haber salvado a mi esposa, llévese tanta plata como pueda.

El doctor tomó un buen pedazo de mena de plata y, presa de la curiosidad, preguntó:

—¿En la aldea saben de la existencia de esta mina?

—No —respondió el indio—. La riqueza solo trae problemas. Quiero que mi gente sea feliz. Usted no podrá encontrar otra vez esta mina, por eso sé que con usted mi secreto está seguro.

Hasta el momento, la mina nunca ha sido encontrada. Pero el pedazo de mena del doctor está expuesto en el Museo de Historia Natural de Viena, en Austria.

El indio era un hombre sabio. Es agradable tener dinero suficiente para pagar las facturas, pero la riqueza no trae la felicidad. La felicidad es una actitud, no una cuenta de ahorros.

No me hagas rico ni pobre. Proverbios 30:8

No busques la manera de hacerte rico. Busca las oportunidades de disfrutar lo que ya tienes,

Renee Coffe (El viaje increíble)

¡Compartir!
Suscríbete